Espacio de Jesús

Archive for the ‘salud’ Category

No, no voy a hacer una terapia de reforzamiento con el blog, ni diarios de guerra, ni nada por el estilo. Tampoco necesito palmaditas en la espalda, ni recompensas de ningún tipo. Hoy es el décimo día consecutivo que llevo sin fumar. Estos días ni me he subido por las paredes, ni he estado malhumorado ni cabreado con todo el mundo, ni le he chillado a nadie y ni me he puesto histérico. He tenido delante una bolsa de tabaco de liar, una caja de más de 100 filtros y una máquina para hacerme todos los cigarros que hubiera querido. He podido hacerlo pero no lo he hecho. Ganas no me han faltado, por supuesto, sobre todo a ciertas horas donde el tabaco para mí ha sido más que una necesidad un puro rito. El rito de fumarse un cigarro después de cualquier comida, el rito de encenderse un pitillo mientras me tomo un café o un refresco de cola…
La dependencia fisiológica ya me la he quitado, solo me queda la psíquica, que es mucho más complicada de hacer desaparecer que la anterior.
He sido fumador, soy fumador, y siempre seré fumador. El que tiene adicción a cualquier tipo de droga lo es para toda la vida. Que deje de fumar no implica ser un ex fumador rehabilitado, para nada. El tabaco siempre estará ahí, al acecho, en todas las partes. La única opción que queda es auto controlarse y saber siempre decir no en todas las ocasiones en las que uno es tentado.
Hace cinco años dejé de fumar. Estuve un año y medio entero sin probar el tabaco. Para mí después de unos meses de haber dejado el hábito, el tabaco no me provocaba ninguna necesidad. Era algo casi olvidado, incluso molesto. No podía soportar a nadie fumando a mí alrededor. Pero un día, en una boda, cogí un cigarro, y a la semana siguiente sin casi darme cuenta…ya me estaba comprando un paquete de cigarros. Volví a caer de la manera más tonta.
Por eso digo que uno es fumador para toda la vida, lo mismo que un alcohólico o cualquier otro adicto a una droga. Llevo diez días sin fumar, pero cuando me levanto por las mañanas digo “hoy no voy a fumar, mañana si eso ya cogeré uno”. Así un día tras otro, un día tras otro, hasta que cuando me levante algún día ni siquiera recuerde lo que es el tabaco.
La verdad es que no entiendo muy bien la necesidad de algunas personas en cuanto a la ayuda o terapias para dejar de fumar. El que quiere dejar de fumar, deja de fumar, y punto. Solo hace falta tener control mental. Por muchos chicles, muchas pastillas, mucha acupuntura o muchas terapias cualquier tipo, si la persona no está convencida de dejar de fumar, jamás dejará de fumar. El que hace dejar una droga es tu mente, no ningún fármaco ni ninguna terapia.
Dejo para lo último otro factor importante: La motivación. Sin motivación en esta vida prácticamente no se consigue nada (que requiera algún esfuerzo, por supuesto). Mi motivación para dejar de fumar ha sido demoledora: La salud. Ni el dinero, ni los malos olores, ni el mal aliento, ni los dientes amarillos, ni la mala presencia,…solo la Salud. Cuando uno fuma no es consciente a corto plazo del peligro que tiene el consumo de tabaco. Además el tabaco puede agravar enfermedades que nosotros desconocemos que tenemos, y que a la larga las empeoran. La salud es una lotería, y el tener buenos hábitos no implica que no te vaya a ocurrir nada, y por el contrario, tener hábitos insaludables y perniciosos no te condena a padecer siempre una enfermedad. Pero esto es como el que va en una carretera a 200 km/h todos los días. Puede que no te ocurra nunca nada, pero tendrá más probabilidades de sufrir un accidente que uno que va a 80. Yo debía haber dejado de fumar hace ya mucho tiempo, pero como dice el refrán, más vale tarde que nunca. He sido fumador, soy fumador, y siempre seré fumador, aunque en la actualidad me encuentro en huelga de tabaco, y espero que sea por mucho tiempo…
Anuncios
¿Quieren realmente nuestros políticos luchar contra el Tabaquismo en nuestro país?. Mi respuesta es un rotundo NO.
La nueva Ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, está planteándose la “novedosa” idea de introducir imágenes impactantes en las cajetillas de cigarrillos para persuadir a los fumadores de los graves efectos que produce el consumo de tabaco en nuestra salud. Esta medida, que ya ha sido implantada en otros países europeos desde hace bastante tiempo, es otra nueva “cortina de humo”, valga la redundancia, que vuelve a lanzar nuestro gobierno para hacernos creer que hace un gran esfuerzo por luchar contra el tabaquismo.
La Ley Antitabaco que impulsó nuestro gobierno en el año 2006 ha sido un rotundo fracaso, y como siempre la culpa de que las leyes que promueve nuestro gran gobierno “socialista” no funcionen, no la tienen ellos, como no podría ser menos, la tienen las comunidades autónomas (o el gobierno de Aznar, aunque pasaran 30 años después).
A pesar de la ley, en nuestro país se sigue fumando en los bares y restaurantes delante de niños y personas con problemas respiratorios. ¿Alguien conoce alguna cafetería donde esté prohibido fumar?. Yo muy pocas. Está claro que una persona que tiene un negocio de estos no va a declarar su bar como zona de no fumadores, ya que sabe perfectamente que la mayoría de sus clientes van a tomarse el café o la copa con su correspondiente cigarrito, y si le prohibe esto, pues la clientela se le va a ir al de al lado que si permite fumar.
¿Y al trabajador que se le prohibe fumar durante las horas de trabajo?, ¿le ha servido la prohibición para dejar de fumar?. No. Lo que hace es que si antes se fumaba 3 cigarros por la mañana mientras trabajaba, ahora se fuma los 3 seguidos en los 20 minutos que tiene de descanso, y después cuando sale se fuma otros tantos.
En cuanto a la restricción de la venta de tabaco en los quioscos, otro cachondeo. Resulta que el quiosquero no te puede vender directamente el tabaco, pero sin embargo si tiene una máquina expendedora de cigarrillos en el mostrador, tú le das el importe de la cajetilla y el le da al botón por el que te baja el paquete.
Con las máquinas de tabaco de los bares y restaurantes pasa otro tanto de lo mismo. Les obligan a tener un mando a control remoto activado que supuestamente te lo debería activar el dependiente cuando uno se lo solicita (esta medida iba para controlar que los menores no accedieran a la compra de tabaco en estas máquinas sin ningún control). Pero resulta que uno llega a un bar y se encuentra en dichas máquinas de tabaco el dichoso control remoto colgado de una cuerda al lado, y es uno mismo el que tiene que activar la máquina para comprar (que igual que lo hace un mayor lo hace un niño).
En definitiva, que mucha ley, mucha polla, pero todo sigue igual o peor. Y ahora sale la señora Ministra como si hubiera descubierto América, con lo de las imágenes de personas con cáncer y deterioradas en su estado de salud por culpa del tabaco. ¿Alguien cree que esto va a servir para que la gente deje de fumar o no empiece a hacerlo?
Cualquier profesional de la salud sabe perfectamente que las medidas prohibitivas o disuasorias para luchar contra cualquier tipo de droga tienen una efectividad muy baja, por no decir casi ninguna, si estas no son acompañadas por otras. El fumador que compre un paquete de tabaco lo verá “raro” los primeros días, pero después de verlo diariamente una y otra vez pasará olímpicamente de todas las imágenes que se les ponga (el no se ve identificado con ese peligro pues no es algo que a uno le pase de inmediato, sino a largo plazo). Pero claro, nuestros gobernantes tienen que aparentar que se preocupan por nosotros y que luchan por nuestra salud y bienestar, y esta medida, que no les cuesta nada, es un ejemplo de ello.
Esta es la hipocresía y la doble moral de nuestros políticos. Por una lado te dicen “no fumes, que es muy malo para tu salud”, pero por otro se llenan sus arcas a costa de los impuestos que se les graba al tabaco y a otras drogas como el alcohol. El tabaco es un gran negocio que mueve muchísimo dinero y del cual no se quiere prescindir.
Si nuestro Ministerio de Sanidad realmente quisiera acabar con el tabaquismo en nuestro país (y contra el consumo de cualquier otra droga en general), debería impulsar las políticas de Prevención Primaria en nuestro Sistema de Salud y Educativo. Pero claro, esto cuesta dinero, no son medidas tan populistas y visibles que les puedan dar votos a corto plazo, y por supuesto como digo antes, al gobierno no le conviene perder los grandes beneficios que obtiene directamente de las multinacionales tabaqueras y de nuestros impuestos. Quieren hacer creer que las enfermedades que se producen por culpa del tabaco generan un gasto sanitario desorbitado, pero eso es realmente pura calderilla al lado del beneficio que obtienen ellos de los impuestos. Mucha hipocresía, es lo que hay.
Vivimos en una época en que casi todo está politizado mediáticamente. El gobierno ha propuesto recientemente una comisión para reformar la ley del aborto, y no han tardado mucho en lanzar el grito al cielo ciertos sectores de la derecha, y como no, la Iglesia Católica. Lo mismo ocurrirá cuando se proponga hacer una verdadera ley sobre la eutanasia. Y aunque no tenga nada que ver con esto último, ya vimos como en el famoso caso del Hospital de Leganés el binomio PP-Iglesia actúo como el tribunal de la santa inquisición contra el Jefe del Servicio de Urgencias, el Dr. Montes, al que acusaron de asesino y “nazi” por realizarse en su unidad sedaciones terapeúticas a pacientes en estado terminal. Más tarde la Justicia absolvió al Dr. Montes de todos los cargos que se le imputaban.
Pero yo no voy a hablar de aborto, ni de eutanasia. Quiero hablar de un hecho grave que está ocurriendo actualmente en nuestra sociedad, del que tiene gran parte de responsabilidad el gobierno, y del que paradójicamente oposición y santa iglesia guardan silencio (y no me explico por qué, aunque atisbo algunas razones). Y este hecho es el maltrato y las vejaciones que sufren muchos de nuestros mayores en las residencias, y que son en muchos casos responsables directos de la muerte de estos.
Estamos en una sociedad capitalista globalizada, sometidos a las distintas leyes de mercado como la de la oferta y la demanda. Ya sabemos que el sector inmobiliario ha caído en picado estos últimos años y todos los daños colaterales que ha provocado. Sin embargo, dentro de este, existe una parte que no ha parado de crecer. Me refiero por supuesto a la construcción de enormes Residencias para personas mayores y/o discapacitadas. Y es de lógica.¿Qué es lo que no para de crecer en nuestro país (a parte del paro)?. Las personas mayores. ¿Y qué es lo que más se demanda en este sector de la población?. Los servicios asistenciales. ¿Y dentro de estos servicios cuál es el más solicitado?. Una plaza en una residencia.
Invertir en una Residencia es casi una garantía de éxito a largo plazo. Así se refleja en muchos estudios:

Crece el negocio de las residencias para mayores
En 2007 el valor del mercado de residencias privadas registró un crecimiento del 5,8%, algo inferior al contabilizado en los ejercicios precedentes, situándose en una cifra de 2.275 millones de euros.
El menor crecimiento experimentado en el último año estuvo originado por la desaceleración en el ritmo de creación de nuevas plazas. Así, tras aumentar un 6,4% en 2006, en el ejercicio siguiente el número total de nuevas plazas en residencias privadas se incrementó en un 4,4%, alcanzando un total de 237.459 unidades al cierre de 2007. En cuanto al número de nuevas residencias privadas, en 2007 se situó en torno a las sesenta, hasta alcanzar un total de 3.851 centros.
La mayor parte del crecimiento registrado en el número de plazas correspondió a plazas concertadas con la administración pública, las cuales se incrementaron a una tasa media anual del 18% en el período 2005-2007 (+17,3% en 2007), hasta situarse en 66.142 unidades al cierre del último año, es decir, el 27,9% del total de plazas en residencias privadas. Por su parte, el número total de plazas privadas puras se situó en 171.317, sólo un 0,1% más que en 2006.
Cataluña concentraba en 2007 el 19,5% del total de plazas en residencias privadas, seguida de Madrid, con el 14,4%, y de Castilla y León y Andalucía, con algo más del 11% en cada caso.
Estructura de la oferta
La estructura empresarial del sector muestra un notable grado de fragmentación, si bien en los últimos años ha registrado un proceso de concentración motivado por el fuerte crecimiento de los grupos de mayor dimensión, crecimiento basado tanto en la apertura de nuevos centros como en la compra de otras empresas que ya contaban con actividad en el sector.
Los cinco primeros operadores en términos de facturación -Grupo Ballesol, Sanitas Residencial, Mapfre Quavitae, Grupo Sar y Grupo AMMA- reunieron en 2007 una cuota conjunta de mercado del 13,9%, participación que se situó en el 20,8% al considerar los diez primeros competidores.
Perspectivas
Las previsiones de evolución del número de plazas en residencias privadas apuntan a un incremento del 4% en 2008, hasta situarse cercano a las 247.000 unidades, mientras que en 2009 podría alcanzar las 256.000 plazas, con un aumento anual del 3,7%.
El número de plazas concertadas con la administración pública seguirá registrando los mayores crecimientos, de manera que podría crecer a tasas anuales del 10-15% en el período 2008-2009, hasta situarse en unas 85.000 unidades en 2009 (más del 30% del total).
En cuanto al valor del mercado, mantendrá previsiblemente una trayectoria de desaceleración del crecimiento, con tasas esperadas del 4-5% anual en el período 2008-2009, frente al 5,8% registrado en 2007. De esta forma, podría alcanzar una cifra próxima a los 2.400 millones de euros en 2008.

Como se cita en el informe anterior, el modelo de Residencia que más crece es el privado-concertado (modelo que ya también se está utilizando en la atención sanitaria de la seguridad social). Los factores de éxito de esta relación “simbiótica” entre empresa privada y administración pública son muchos. Por un lado la empresa privada se encarga de la construcción del inmueble (muchas veces en terreno público cedido para tal fin) y de proveer los recursos materiales y humanos (las instalaciones propiamente dichas y el personal sanitario y administrativo del centro). Esta empresa oferta sus servicios a los demandantes que lo deseen, es decir, ofrece cama, alojamiento, comida y determinados servicios de cuidados y de salud a toda persona mayor o discapacitada que esté dispuesta a pagar de su propio bolsillo por dichos servicios. Las plazas que quedan vacantes la empresa se las oferta a la administración pública. Así la administración se ahorra costes de construcción y mantenimiento de nuevas Residencias públicas, y le sale más rentable pagar la estancia y los cuidados de estas personas a una empresa privada.
Entonces, ¿Dónde está el problema?. Resumidamente sería:
Empresa privada=Obtención de beneficios
Atención sanitaria=Costes elevados
El modelo de una empresa privada es totalmente incompatible con una atención socio-sanitaria de calidad. La administración en materia legislativa establece una serie de baremos y ratios para todas las residencias, aunque dependiendo de la comunidad autónoma que sea se exigen una serie condiciones u otras.
Pongamos un ejemplo. Una residencia de 100 camas en determinada ciudad. Se le exigiría:
-Servicio de cocina( 2 cocineros, 4 pinches,4 camareros)
-Servicio de limpieza (6 limpiadores)
-Servicio de atención médica (1 médico mínimo media jornada de L-V)
-Servicio de Enfermería ( 3 enfermeros, 10 auxiliares de enfermería)
-Servicio de gimnasia y rehabilitación ( 2 fisioterapeutas)
-Servicio de atención psicosocial ( 1 psicólogo, 1 trabajador social, 2 terapeutas ocupacionales)
A todo esto hay que añadir también el personal administrativo, personal de conserjería y personal de mantenimiento del centro, donde el ratio ya es a un criterio menos definido. Estos serían los recursos humanos, como es obvio, el cual lleva ya un elevado coste. Ahora habría que sumarle todos los gastos del material, como luz, agua, calefacción, gas, comida, productos de farmacia que no asume la seguridad social, material sanitario, material de lenceria (sabanas, toallas), material de higiene, material de limpieza, y un largo etcetera, que son otro gran coste.
Los ingresos que reciben anualmente de las cuotas pagadas por los residentes (los privados asumen el pago al 100% y los concertados un mínimo porcentaje ellos y el otro mayor la administración) la mayoría de las veces les da lo justo para cubrir todos los gastos anteriores y poco más. Entonces, ¿Cuál es la forma de obtener beneficios?…¿Aumentando las cuotas mensuales a los mayores?. No pueden porque hay cada vez más residencias y más competitividad entre ellos. ¿Pidiéndole más dinero a la administración por cada plaza concertada?. No pueden porque la administración es la que muchas veces les suministra la mayoría de sus clientes, y porque en el concierto quedan estipulados todos los detalles, con lo que esta demanda puede suponerles la retirada de esa concesión. La única forma de obtener beneficios es la que toda empresa privada que se precie práctica, y esta se llama REDUCCIÓN DE GASTOS. Y estos recortes son letales para nuestros mayores. Aquí no estamos hablando de una empresa de galletas que despide a 10 o 20 empleados teniendo la misma producción para obtener más beneficios, estamos hablando de empresas que juegan con la salud de las personas.
Me voy a centrar en los puntos donde más daño se hace, que son el personal cuidador y en los recortes de material.
Como ya dije antes, el personal de enfermería se establece por ratios. Estas ratios son ya de por sí injustas, porque establecen de forma arbitraria un número de profesionales por paciente, sin tener en cuenta factores tan importantes como el grado de dependencia de ese paciente del cuidador. Si por ejemplo se establece que debe existir 2 auxiliares de enfermería por cada 10 pacientes, no es lo mismo que de esos diez pacientes 8 estén encamados y sean dependientes totales para todas sus actividades diarias de aseo y alimentación, y los otros dos independientes, que 2 pacientes sean dependientes y 8 independientes. La carga de trabajo en el primer de los casos sería muy superior para el profesional que en el segundo. Si de estos 2 auxiliares por cada 10 residentes que exige la ley la empresa solo deja a uno para recortar gastos, pues el cocktel está servido. La atención no sólo va a ser precaria para la persona mayor, sino que también las condiciones laborales de ese personal sanitario se convertiran en un infierno. Encima estos profesionales no pueden hablar ni denunciar su situación porque la empresa los amenaza con despedirlos. Si a esto le sumamos la política de recortes de gastos en materiales, como por ejemplo, no gastar más de un número determinado de pañales por persona y dia (infecciones a diestro y siniestro), no gastar en productos de higiene, no gastar en comida (desnutriciones severas), etc, el resultado es evidente. El maltrato al mayor no significa sólo la agresión física, que eso sería ya otro tema y que lamentablemente se da un muchos centros. El maltrato y la vejación consiste en no atender adecuadamente a estas personas, en no asearlas bien, en no alimentarlas bien, en no prestarles un servicio sanitario adecuado a su situación de salud, en no medicarlas bien…En todo esto está el maltrato a nuestros mayores, y por esto digo que muchas de las residencias de la tercera edad que hoy día hay en nuestro país son auténticos campos de concentración nazi donde se matan a personas no por acción, sino por omisión, bajo el amparo y la connivencia de las administraciones públicas que hacen la vista gorda.
Y estoy hablando de residencias legales, mantenidas con dinero público. Si hablamos de las residencias clandestinas, que las hay, y muchas aunque no se vean, nos llevaríamos las manos a la cabeza si conocieramos las atrocidades que se cometen dentro de ellas.

Para finalizar y volviendo a una pregunta que hice al principio. ¿Por qué el principal partido de la oposición y la santa iglesia no utiliza este genocidio encubierto contra el gobierno, y si lo hace cuando hablan de modificar la ley del aborto o de la eutanasia?. Pues mi opinión es porque en estas empresas privadas dedicadas a las residencias muchos de ellos tienen intereses económicos, incluida la Iglesia. Y por supuesto, porque este modelo de explotación sanitario privado-concertado es el que desea poner en marcha a nivel general el partido de la oposición.

Los profesionales de la medicina y sus variantes se puede decir que no se devanan mucho los sesos a la hora de poner nombre a los distintos trastornos o síndromes nuevos que van apareciendo en nuestra sociedad. O le ponen el nombre del descubridor/es, por ejemplo Síndrome de Niemann-Pick, o recurren a personajes históricos con similitudes a la enfermedad diagnosticada, por ejemplo el Síndrome de Noé.
Existen discrepancias entre qué es realmente el Síndrome de Noé. Algunos lo consideran un trastorno neurótico de tipo obsesivo-compulsivo variante del Síndrome de Diógenes, y otros lo consideran como un trastorno psicótico. Dicho de otra forma, no se sabe todavía si solamente es una alteración de la conducta que sería tratada con psicoterapia, o es una enfermedad mental con una base patológica orgánica (como por ejemplo la Esquizofrenia) que requeriría un tratamiento farmacológico.
Una persona con Síndrome de Noé se caracteriza por acumular una cantidad desmesurada de animales dentro de sus viviendas o terrenos adyacentes. Se le relaciona con el Síndrome de Diógenes precisamente por este afán acumulativo (En Diógenes son basuras y todo tipo de objetos, y en Noé son animales).
No hay que confundir a las personas que padecen este síndrome con aquellas que son amantes de los animales. Un afectado de Noé recogerá animales de todo tipo, sobre todo domésticos, como gatos y perros principalmente, y los tendrá hacinados sin las más mínimas condiciones de higiene y alimentación. Aunque él crea que está ayudando a los animales, en realidad no reconocerá lo contrario, que los tiene descuidados y desatendidos, y que en vez de ayudarlos los está maltratando.
En cuanto al perfil de personas que suelen tener esta enfermedad, pueden ser de todas las clases sociales, nivel cultural y económico. Una característica común que suelen tener es la soledad. Son personas que no tienen contactos con familiares, bien porque hayan fallecido o bien porque este no desee ninguna relación con ellos. También por lo general suelen ser personas ya de una avanzada edad, rasgos comunes que comparten también con los afectados por el Síndrome de Diógenes.
En nuestra sociedad se dan cada vez más casos de este tipo de enfermedades mentales. No es un problema que afecta solamente a la persona enferma, sino que influye en su entorno vecinal, y puede acarrear graves problemas tanto a nivel higiénico-sanitario como de convivencia.
Hoy por hoy la administración carece de mecanismos eficientes para afrontar este tipo de problemas. Cuando se denuncian estos casos los procedimientos judiciales son muy lentos, y en la mayoría de los casos cuando se actúa ya es demasiado tarde para muchos de los animales.
Ahora que llega el verano, también se suele dar otro síndrome relacionado con este, pero no es ninguna enfermedad ni se considera como problema social. Es el Síndrome del Cabrón, del cabrón que compra un perrito o un gatito al niño en navidades y cuando llegan las vacaciones lo tira a la calle como si fuera una bolsa de basura. A estos cabrones les daba yo un buen tratamiento, una psicoterapia intensiva que consistiría en meterlos en un camión y soltarlos en medio del desierto del Gobi, sin comida ni bebida (y lamentablemente sin carreteras con coches que los pudieran atropellar) para que experimentaran en sus carnes lo que sufren los animales a los que se les hace esta salvajada.
Bueno, espero que esto último que he dicho no me lo tomen al pie de la letra, es sólo una forma de decir que hay que concienciarse de que los animales sienten y padecen como nosotros, y que cuando adoptamos a un animal debemos tener una responsabilidad hacia ellos.

¿Me da unas vitaminas? Muchas personas se dirigen a las farmacias en busca de un ‘elixir’ a base de suplementos vitamínicos. Sin embargo, una revisión de 67 estudios afirma que, lejos de mejorar la salud, estas píldoras basadas en antioxidantes como la vitamina A pueden acortar la vida.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) analizó las propiedades de los suplementos que millones de personas deciden tomar para afrontar el día a día.
En concreto, se basaron en las vitaminas A, C y E, el beta-caroteno y el selenio. Todas ellas sustancias antioxidantes.
La citada revisión de estudios, que analiza los casos de 230.000 personas sanas, no encontró ninguna evidencia científica que demostrase que estos suplementos pueden alargar la vida.
Y lo que es peor. Tal y como recoge la Biblioteca Cochrane, acostumbrada a hacerse eco de revisiones sobre distintos temas científicos, las píldoras que mucha gente cree inocuas pueden resultar dañinas. Así lo mostraron 47 de los casi 70 trabajos revisados.
Cada antioxidante obtuvo distintos resultados .Al analizar los antioxidantes por separado, la vitamina A se relacionó con un aumento de un 16% del riesgo de morir de manera prematura. Esta cifra se situó en un 7% y un 4%, respectivamente, en el caso del beta-caroteno y la vitamina E.
Los datos no resultaron tan concluyentes para los otros dos suplementos estudiados. “No tenemos evidencia sobre el potencial efecto negativo de la vitamina C sobre la supervivencia. El selenio tendió a reducir la mortalidad, pero sólo cuando se tuvieron en cuenta los ensayos con más probabilidad de contener errores”, apuntan los autores, dirigidos por Goran Bjelakovic.
A raíz de estos resultados, los autores subrayan que esta evidencia no se aplica a los antioxidantes naturales presentes en frutas y verduras, sino todo lo contrario.
Una alimentación adecuada, rica en las comentadas vitaminas, sí puede beneficiar la salud y, por lo tanto, alargar la vida.

Fuente: El mundo



  • jesusmagana76: Muchas gracias José. Es un honor para mí que una persona de tu talla que ha vivido en sus carnes el lado oscuro de la Iglesia Católica se haya mole
  • José Mantero: Muy lúcido análisis. Saludos.
  • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

Categorías