Espacio de Jesús

Archive for the ‘curiosidades’ Category

En la Guardia Civil, como en todos sitios, hay siempre ovejas negras. Mientras algunos durante su servicio se juegan la vida diariamente luchando contra el terrorismo, deteniendo a delincuentes, vigilando las carreteras, en definitiva, velando por la seguridad de todos, otros se dedican a pasárselo “pipa” en sus horas de “duro trabajo”. Y como no, tenían que ser de un pueblo andaluz, Punta Umbría, para dar “ejemplo” de responsabilidad y eficiencia en su trabajo.
Las fotografías que han publicado de estos granujas no tienen desperdicio. Aparecen haciendo un botellón con tres jovencitas (una de ellas menor de edad). En la primera salen dos jóvenes sonrientes, una de ellas cubata en mano, en la puerta del coche de la Benemérita, mientras los dos susodichos agentes de la ley sonríen por detrás haciendo pose en el interior del vehículo. En la segunda posan las dos mismas chicas luciendo las boinas reglamentarias de la pareja benemérita, y una de ellas enseña orgullosa como le han puesto las esposas. En la tercera aparece la otra chica con la porra (la de defensa) de uno de los Guardias Civiles en mano simulando una felación. En la cuarta una de las jóvenes lanza un beso hacia la cámara en la puerta del coche mientras los agentes charlan alegremente sentados en el coche. Y en la última una de las muchachas aparece sentada en el asiento del conductor del vehículo agarrada al volante, mientras otra charla en la parte trasera con uno de los guardias.
A este par de granujas no hay que abrirles un expediente, hay que expulsarlos del cuerpo inmediatamente. Son una deshonra y un desprestigio, no ya solo para el Cuerpo Nacional de la Guardia Civil, sino para todas las personas que pertenecen a los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. ¿Se imaginan a un médico haciéndose fotos mientras pasa consulta al lado de una jovencita vestida con su bata blanca y poniéndose el fonendo en el pecho?, ¿O a un Juez haciéndose fotos en su despacho mientras firma sentencias con una joven con su toga puesta y pegándole con el martillo de madera en el trasero?. Estoy casi seguro que estas conductas acarrearían el cese fulminante de su actividad laboral.

No había en aquel pueblo un oficio peor visto y peor pagado que el de portero del prostíbulo… Pero, ¿qué otra cosa podía hacer aquel hombre? De hecho, nunca había aprendido a leer ni a escribir, no tenía ninguna otra actividad ni oficio. En realidad, era su puesto porque su padre había sido el portero de ese prostíbulo antes que él, y antes que él, el padre de su padre. Durante décadas, el prostíbulo había pasado de padres a hijos y la portería también.
Un día, el viejo propietario murió y un joven con inquietudes, creativo y emprendedor, se hizo cargo del prostíbulo. El joven decidió modernizar el negocio. Modificó las habitaciones y después citó al personal para darles nuevas instrucciones. Al portero le dijo: -A partir de hoy, usted, además de estar en la puerta, me va a preparar un informe semanal. Allí anotará la cantidad de parejas que entran cada día. A una de cada cinco, les preguntará cómo fueron atendidas y qué corregirían del lugar. Y una vez por semana, me presentará ese informe con los comentarios que usted crea convenientes.
El hombre tembló. Nunca le había faltado predisposición para trabajar, pero…
-Me encantaría satisfacerle, señor -balbuceó-, pero yo… no sé leer ni escribir.
-¡Ah! ¡Cuánto lo siento! Como usted comprenderá, yo no puedo pagar a otra persona para que haga esto y tampoco puedo esperar a que usted aprenda a escribir, por lo tanto…
-Pero, señor, usted no me puede despedir. He trabajado en esto toda mi vida, al igual que mi padre y mi abuelo…
No lo dejó terminar. -Mire, yo lo comprendo, pero no puedo hacer nada por usted. Lógicamente le daremos una indemnización, es decir, una cantidad de dinero para que pueda subsistir hasta que encuentre otro trabajo. Así que lo siento. Que tenga suerte.
Y, sin más, dio media vuelta y se fue. El hombre sintió que el mundo se derrumbaba. Nunca había pensado que podría llegar a encontrarse en esa situación. Llegó a su casa, desocupado por primera vez en su vida. ¿Qué podía hacer? Entonces recordó que a veces, en el prostíbulo, cuando se rompía una cama o se estropeaba la pata de un armario, se las ingeniaba para hacer un arreglo sencillo y provisional con un martillo y unos clavos. Pensó que esta podía ser una ocupación transitoria hasta que alguien le ofreciera un empleo. Buscó por toda la casa las herramientas que necesitaba, y sólo encontró unos clavos oxidados y una tenaza mellada. Tenía que comprar una caja de herramientas completa y, para eso, usaría una parte del dinero que había recibido. En la esquina de su casa se enteró de que en su pueblo no había ninguna ferretería, y que tendría que viajar dos días en mula para ir al pueblo más cercano a realizar la compra. -¿Qué más da?, -pensó. Y emprendió la marcha.
A su regreso, llevaba una hermosa y completa caja de herramientas. No había terminado de quitarse las botas cuando llamaron a la puerta de su casa; era su vecino.
Venía a preguntarle si no tendría un martillo que prestarme.
-Mire, sí, lo acabo de comprar pero lo necesito para trabajar. Como me he quedado sin empleo…
-Bueno, pero yo se lo devolvería mañana muy temprano.
-Está bien.
A la mañana siguiente, tal como había prometido, el vecino llamó a su puerta.
-Mire, todavía necesito el martillo. ¿Por qué no me lo vende?
-No, yo lo necesito para trabajar y, además, la ferretería está a dos días de mula.
-Hagamos un trato -dijo el vecino. -Yo le pagaré a usted los dos días de ida y los dos de vuelta, más el precio del martillo. Total, usted está sin trabajo. ¿Qué le parece?
Realmente, esto le daba trabajo durante cuatro días… Aceptó.
A su regreso, otro vecino lo esperaba a la puerta de su casa.
-Hola, vecino. ¿Usted le vendió un martillo a nuestro amigo?
-Sí…
-Yo necesito unas herramientas. Estoy dispuesto a pagarle sus cuatro días de viaje y una pequeña ganancia por cada una de ellas. Ya sabe: no todos disponemos de cuatro días para hacer nuestras compras.
El ex-portero abrió su caja de herramientas y su vecino eligió una pinza, un destornillador, un martillo y un cincel. Le pagó y se fue.
-No todos disponemos de cuatro días para hacer nuestras compras…, -recordaba.
Si esto era cierto, mucha gente podría necesitar que él viajara para traer herramientas. En el siguiente viaje decidió que arriesgaría algo del dinero de la indemnización trayendo más herramientas de las que había vendido. De paso, podría ahorrar tiempo en viajes.
Empezó a correrse la voz por el barrio y muchos vecinos decidieron dejar de viajar para hacer sus compras. Una vez por semana, el ahora vendedor de herramientas viajaba y compraba lo que necesitaban sus clientes. Pronto se dio cuenta de que si encontraba un lugar donde almacenar las herramientas, podía ahorrar más viajes y ganar más dinero. Así que alquiló un local. Después amplió la entrada del almacén y unas semanas más tarde añadió un escaparate, de manera que el local se transformó en la primera ferretería del pueblo. Todos estaban contentos y compraban en su tienda. Ya no tenía que viajar, porque la ferretería del pueblo vecino le enviaba sus pedidos: era un buen cliente. Con el tiempo, todos los compradores de pueblos pequeños más alejados prefirieron comprar en su ferretería y ahorrar dos días de viaje. Un día, se le ocurrió que su amigo, el tornero, podía fabricar para él las cabezas de los martillos. Y después… ¿Por qué no? También las tenazas, las pinzas y los cinceles. Después vinieron los clavos y los tornillos… Para no alargar demasiado el cuento, te diré que en diez años aquel hombre se convirtió en un millonario fabricante de herramientas, a base de honestidad y trabajo. Y acabó siendo el empresario más poderoso de la región. Tan poderoso era que, un día, con motivo del inicio del año escolar, decidió donar a su pueblo una escuela. -Además de leer y escribir, allí se enseñarían las artes y los oficios más prácticos de la época, -pensó.
El alcalde organizó una gran fiesta de inauguración de la escuela y una importante cena de homenaje para su fundador. A los postres, el alcalde le entregó las llaves de la ciudad y abrazándole le dijo:
-Es con gran orgullo y gratitud que le pedimos que nos conceda el honor de poner su firma en la primera página del libro de honor de la escuela.
-El honor sería para mí, -dijo el hombre, -pero no se leer ni escribir. Soy analfabeto.
-¿Usted? –dijo el alcalde, que no acababa de creerlo- ¿Usted no sabe leer ni escribir? ¿Usted construyó un imperio industrial sin saber leer ni escribir? Estoy asombrado. Me pregunto qué hubiera hecho si hubiera sabido leer y escribir.
-Yo se lo puedo decir, -respondió el hombre con calma. –Si yo hubiera sabido leer y escribir… ¡sería el portero del prostíbulo!

Jorge Bucay

Zenón de Elea fue uno de los primeros filósofos que intentó demostrar que las sensaciones que percibimos en nuestro mundo son sólo ilusiones, y que no tienen nada de “real”. Llegó hasta el punto de decir que el movimiento no existe, que sólo era una mera ilusión del ser humano. Y para explicar esto que creía, ideó una serie de paradojas, demostradas matemáticamente más tarde que eran erróneas debido al mal concepto del término infinito, pero que resultaban bastante curiosas y desde luego daban lugar a la reflexión.

Aquiles y la tortuga

El gran guerrero Aquiles se dispone a realizar una carrera con una tortuga. ¿Quién ganaría?. Estaba clarísimo que el gran portentoso guerrero se llevaría de largo la victoria ante un animal de naturaleza tan lenta como una tortuga. Pero para dar emoción Aquiles se dispone a dar ventaja al galápago. ¿Seguirá ganando Aquiles?. NO. Al dar la salida Aquiles recorre la distancia que ha dado de ventaja a la tortuga, pero… esta no está¡¡¡. La tortuga ha avanzado mientras Aquiles recorría la distancia que los separaba. De nuevo Aquiles corre para dar alcance al reptil, pero cuando llega a donde estaba no vuelve a estar porque esta ha seguido avanzando mientras él intentaba recuperar el terreno perdido. En definitiva Aquiles al dar ventaja a la tortuga esta siempre estaría por delante y el grandioso guerrero jamás la podría alcanzar por más que quisiera.La piedra de Zenón
Nuestro filósofo Zenón se dispone a lanzar una piedra hacia un árbol que se encuentra a 8 metros de él. Cuando la lanza, esta tiene que recorrer primero la mitad del camino, unos cuatro metros, antes de llegar al árbol, y lo hace en un tiempo finito. Pero cuando llega a estos cuatro metros tiene que volver a recorrer la mitad, unos dos metros, en otro tiempo finito. Nuevamente cuando llega a su destino de la mitad tiene que volver a recorrer la otra mitad que le queda para llegar, es decir, uno, un medio, un cuarto, un octavo…y así infinitamente en tiempos finitos, con lo que la piedra nunca llegaría a alcanzar el árbol¡¡¡

La paradoja de la flecha

En esta paradoja, se lanza una flecha. En cada momento en el tiempo, la flecha está en una posición específica, y si ese momento es lo suficientemente pequeño, la flecha no tiene tiempo para moverse, por lo que está en el reposo durante ese instante. Ahora bien, durante los siguientes periodos de tiempo, la flecha también estará en reposo por el mismo motivo. De modo que la flecha está siempre en reposo: el movimiento es imposible.
Pasear virtualmente por las calles de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla ya es una realidad gracias a Google. La compañía empezó a lanzar este nuevo servicio el año pasado en muchas de las principales ciudades americanas como San Francisco y Nueva York, y este pasado mes ha llegado a estas cuatro ciudades españolas, aunque están trabajando para dar cobertura al mayor número de ciudades posibles. Yo me he quedado totalmente asombrado cuando lo he visto por primera vez. Google Earth me dejó maravillado ya hace unos años, pero es que esto ya es más que superarse.
El método para hacerlo está basado en una recreación hecha a partir de fotografías de 360 grados realizadas por una cámara ubicada encima de un coche que va recorriendo las calles. Un ejemplo de ellos podéis verlo en esta imagen.Usar Google Street View es facilísimo. Se puede accedar mediante Google Earth o Google maps. Cuando vamos a una de las ciudades que tiene este servicio podemos ver un icono de un muñeco de color amarillo, el cuál podemos ir arrastrando a la calle que deseemos. Las zonas que tienen cobertura están delimitados por líneas de color azul. Una vez que lo ubicamos donde queremos aparece una ventana tridimensional con la imagen de la zona, y mediante unas flechas se puede ir avanzando en un sentido u otro por la calle. Además podemos rotar la imagen y verla desde todos los ángulos posibles.
Seguramente muchos de vosotros ya lo habréis probado, pero al que no lo haya hecho aún se lo recomiendo. Si a mi hace diez años me dicen que iba a poder pasear por el centro de Madrid sentado en una silla delante de un ordenador, o por Sevilla sin sacar un pié de mi casa, sinceramente, no es que no me lo hubiera creído, es que el que me lo hubiera dicho diría de él que estaba loco¡¡¡
¿Qué será lo próximo que haga Google?. Yo no digo nada…pero de momento aquí algunas imágenes curiosas.
Ayer viendo el programa “El Intermedio”, sacaron trozos de vídeos de un programa de televisión de una cadena católica llamado “Para salvarte”, presentado por un cura jesuita llamado Jorge Loring. El tío tenía una soberbia y una chulería impresionante. El caso es que me llamó tanto la atención que busqué vídeos en Youtube e información del citado cura. Por lo visto, como dije antes, es un cura jesuita que escribe libros y habla mucho en programas de televisión católicos. Y el negocio desde luego le va viento en popa como cuenta en su página web…

El P. Jorge Loring, S.I. nació en Barcelona, pasó su juventud en Madrid y lo que tiene de jesuita es andaluz. Se ordenó sacerdote a los treinta y tres años.
Su libro PARA SALVARTE ha tenido tal aceptación que ha superado largamente el MILLÓN DE EJEMPLARES (1.280.000) en España, sin contar las ediciones que se que se han hecho en Méjico, Ecuador, Perú y Chile. También se han hecho traducciones al inglés en Los Ángeles (California), al árabe en El Cairo, al hebreo en Jerusalén y al gujerati en la India. Hoy se está haciendo la traducción al ruso en Moscú, al japonés en Tokyo, al chino en Taiwan, y al portugués en Brasil. También se ha iniciado la posibilidad de ser traducido al coreano.

Como ampliación del libro PARA SALVARTE ha publicado otro titulado Cuarenta Conferencias donde se desarrolla diversos temas. Estas conferencias están escritas según fueron pronunciadas en distintos puntos de Espana. Precio del libro, 12 euros. De cada conferencia en DVD, 15 euros.

También ha publicado otro libro sobre LA SABANA SANTA, tema que lleva estudiándolo más de cuarenta años y sobre el que ha pronunciado más de dos mil conferencias.

Desde luego todo lo que he visto de él no tiene desperdicio, pero de los programas que se pueden ver de este cura por internet con el que más me he “descojonado” es con el que explica según él cuáles son las verdaderas razones que conducen a las personas a ser ateas. Las cito así por encima, pero lo mejor si os queréis echar un rato de risas es que veáis los vídeos. Merece la pena.
-La ignorancia. Según el padre Loring, por mucho que sepa un médico de medicina o un físico de física, sino sabe religión es un ignorante.
-Formación religiosa infantil. Dice el padre Loring que los niños estudian religión solo en el colegio, y cuando son adultos no estudian “religión para adultos”, que es la que expone soluciones a la “problemática” del mundo adulto.
-La no aceptación de dogmas. Dice que todos los científicos del mundo aceptan “dogmas”, y que igual que se aceptan estos “dogmas” en la ciencia estos también deberían aceptarse en la religión. Los dogmas de fe según él son verdades absolutas indiscutibles.
-La Iglesia impone una moral. Según el cura, la moral católica no es “represiva”, quita libertad para lo “malo”, no para lo bueno.
-No aceptar lo que no se entiende. Según el jesuita, muchas personas dicen que no aceptan la idea de Dios porque no la entienden, y que no la entiendan no implica que no sea verdad.(ver en el tercer vídeo la historia del pez que no cree en el infierno, para mearse y no echar gota)
-Por escandalizarse de “los fallos” de los sacerdotes. Dice el cura que sólo vemos las cosas malas que han hecho algunos curas y que tenemos que quedarnos con lo bueno que hicieron los “santos”.
http://www.youtube.com/v/VlBuG8H8zzU&color1=0xb1b1b1&color2=0xcfcfcf&fs=1
http://www.youtube.com/v/PdMagKt-d34&color1=0xb1b1b1&color2=0xcfcfcf&fs=1
http://www.youtube.com/v/X0KVNSzGEzA&color1=0xb1b1b1&color2=0xcfcfcf&fs=1

Estupefacto, anonadado, impresionado…sería imposible de describir las sensaciones que he tenido al ver el documental que emitió la Cadena Cuatro sobre el desastre atómico de esta ciudad hoy día ucraniana, pero antaño dentro de le extinta Unión Soviética.
Iker Jiménez y su equipo de Cuarto milenio han hecho un documental excepcional, “LA NOCHE DEL FIN DEL MUNDO”, y creo que todo el mundo debería verlo en honor a la verdad y a saber un poco más de lo que pudo ser el final de la vida en la tierra, y que afortunadamente gracias a cientos de miles de héroes anónimos no llegó a ocurrir.
El documental ha tratado muchísimas cosas, y se han vertido numerosas opiniones de expertos en física nuclear, así como personas que vivieron de primera mano la tragedia y sus consecuencias después.
Lo que más me ha impactado, a parte de las secuelas que hoy día son visibles en los niños en forma de todo tipo de canceres y malformaciones, es la actuación malévola y sibilina del régimen soviético. No solo intentó silenciar la tragedia y sus consecuencias a su propia población y al resto del mundo, sino que envió conscientemente a cientos de miles de personas a una muerte segura, para salvar su honor y no perder su prestigio como potencia mundial. Estas personas pertenecían a distintos estamentos de la sociedad sovietica: Campesinos, trabajadores, obreros, militares, bomberos, policias…A todos se les prometía casas en el campo, jubilaciones anticipadas y ofertas similares sólo por trabajar unos momentos en la limpieza y desescombro del combustible nuclear esparcido por toda la base nuclear. Muchos eran conscientes de que aquella tarea les llevaría a una muerte segura, pero otros tentados por las ofertas no pensaban en la consecuencias que tendrían sólo con estar 2 minutos expuestos a aquella brutal radiación. Cientos de miles de víctimas y héroes a la vez.
Los relatos han sido escalofriantes, de como personas eran literalmente licuadas por la radiación emitida tras la explosión de el reactor. La muerte se convertía en una lenta agonía que terminaba con el fallecido en un ataud forrado de Zinc.
No fue un accidente inevitable como se quiso hacer ver por fuentes oficiales. Fue un arriesgado experimento en toda regla lo que provocó tal desastre, pero por supuesto silenciado por el régimen soviético. No se puede hablar de un número oficial de victimas a causa de esto, pues la ola radioactiva dio tres veces la vuelta al mundo según muchos investigadores.
Realmente impresionante, no tengo palabras para describir lo visto.
Es curioso ver la paradoja del desastre radioactivo. Por un lado, a cientos de miles de kilometros, personas que fueron evacuadas tardíamente de la zona de peligro, han muerto, o siguen muriendo poco a poco a causa de los canceres provocados por las radiaciones y por los elementos que absorvía el cuerpo, como el Iodo136 y el Estroncio, dando principalmente los canceres de tiroides o de hueso. Pero por otro lado, gente que volvía a la zona del desastre, en su parte mayores, viven hoy día en estas zonas donde las radiaciones superan los límites compatibles con la vida, y se alimentan de los productos que les da esta contaminada tierra, sus animales y sus aguas. Es algo totalmente inexplicable.
Como anécdota, mencionar las profecías de San Juan sobre el tercer angel exterminador. Según contaba la profecía este angel lanzaría a la tierra una estrella mortífera cegadora de luz (lo que sería la explosión nuclear) y contaminaria las tierras y las aguas con Ajenjo. Según los lingüistas ucranianos, Chernóbil traducido a su lengua sería algo así como “la tierra del ajenjo”. ¿Casualidad?. Desde luego ahí queda eso.
Después de ver este tipo de documentales, y tener consciencia de que no se sabe prácticamente nada de lo que realmente ocurrió, y de que lo único de que tenemos constancia son de las secuelas que vemos en las personas, a uno le asaltan muchas dudas sobre las verdades oficiales y los mensajes de tranquilidad que se les da a la población respecto a temas similares a este. Hoy por hoy no se sabe cuales son las consecuencias reales del desastre de Chernóbil, ni siquiera las futuras consecuencias que podría tener. El sarcófago improvisado de hormigón que se hizo para intentar tapar el núcleo de las radiaciones es sabido por todo el mundo que tiene numerosas grietas, y que su vida media de actuación es de unos 30 años. Ya han pasado más de veinte del desastre. ¿Qué pasaría si ese sarcófago se destruyera antes?. ¿Tiene la comunidad científica internacional poder de decisión sobre estas actuaciones después de haber caido el telón de acero?. El tiempo nos lo dirá.
Mientras tanto aquí seguimos con reactores nucleares similiares al de Chernóbil, y si hay algún escape se entera uno a los meses después de haberse dado. Pero no hay que irse tan lejos. ¿Cuál es la verdad sobre el polo químico de Huelva?,¿Y las antenas de telefonía?, ¿Y los torres de alta tensión?. Las autoridades callan, y si hablan dicen que no pasa nada, que todo está dentro de los límites establecidos por los distintos consejos de seguridad. Pero la realidad empírica nos muestra todo lo contrario. Huelva tiene la tasa de mortalidad por cancer mayor de todo el sur de Europa, los casos de leucemias en niños que van a colegios con antenas de móviles son cada vez más elevados, y los casos de cancer en personas que viven cercanas a torres de alta tensión son muchísimo mayores que en otras áreas.
Está claro que los intereses económicos se anteponen a la salud de las personas, y el silencio de las autoridades es equiparable al silencio del régimen soviético…
No sabremos nada, pero no somos idiotas. La verdad está ahí fuera y es incuestionable digan lo que digan.

LA NOCHE DEL FIN DEL MUNDO (Cuarto Milenio)

La noche del fin del mundo. Parte 1
http://www.youtube.com/v/R5Mmq_xeB_0&hl=en&fs=1
La noche del fin del mundo. Parte 2
La noche del fin del mundo. Parte 3
La noche del fin del mundo. Parte 4
La noche del fin del mundo. Parte 5
La noche del fin del mundo. Parte 6
La noche del fin del mundo. Parte 7
La noche del fin del mundo. Parte 8
La noche del fin del mundo. Parte 9
La noche del fin del mundo. Parte 10
La noche del fin del mundo. Parte 11
La noche del fin del mundo. Parte 12

(Agradecimientos a Sondegaliza por subir los vídeos del programa a Youtube)

Cuando la Policía local del municipio de Alcaudete (Jaén) detuvo el pasado viernes a Miguel Mérida, éste portaba una escopeta de cañones recortados que no intentó utilizar y, a buen seguro, un drama íntimo que todavía no ha querido relatar. Afeitado, limpio, sorprendentemente en buen estado general, parecía más un excursionista desorientado que el hombre que un ya lejano 2 de febrero de 1994 abandonó con 36 años una vida apacible en el Jaén rural para ejercer un bandolerismo sui generis, a pequeña escala y sin violencia física, a escasos kilómetros de Baena, su ciudad natal.
Para sobrevivir en la sierra sur jiennense, Miguel Mérida ha utilizado en estos 14 años tácticas de supervivencia más próximas a las de Diego Corrientes que a las de la Ruta Quetzal. Ha conjugado, como pocos desde «El Pernales», los verbos robar y huir en cortijos, casas de campo y también en viviendas de poblaciones diversas, en una zona comprendida entre las citadas localidades de Baena y Alcaudete, a caballo entre las provincias de Córdoba y Jaén, respectivamente. Y si ha tenido éxito es porque ha tirado de manual del bandolero. Para perpetrar sus hurtos, vinculados siempre a la comida, se aliaba con la noche. Para escapar de las fuerzas de seguridad le bastaba su amplio conocimiento del terreno.
Pero Miguel no es un bandolero al uso, sino, en palabras del alcalde de Alcaudete, Francisco Quero, un hombre hambriento que recurría al asalto de cortijos exclusivamente para no enemistarse con el estómago. Los enseres de valor de las moradas que allanaba carecían de importancia para él. Hacer de las suyas en una finca significaba apropiarse del aceite, del pan, de los huevos, e incluso de la leche que ordeñaba a las cabras. Poca cosa, es cierto, pero dado que para acceder a las viviendas destrozaba las puertas, hubo paisanos, como el propio padre del regidor, que las dejaba abiertas para reducir los daños ocasionados por la visita.
Televisión y hasta periódicos Comía pues de lo que robaba, aunque también cazaba con sus armas alguna que otra liebre, especie con la que compartió 5.200 días de soledad. Primero en la cueva «La Tijera», donde la Guardia Civil estuvo a punto de echarle mano -el ladrido de un perro le puso sobre aviso e hizo fracasar la detención- y después en el paraje de Puente Baena. Allí escogió un enclave inaccesible, salvo que medie una escala, para convertirlo en su hogar.
El espacio en cuestión no es la «Villa Favorita» que tiene Tita Cevera en Lugano (Suiza), pero los agentes se quedaron sorprendidos al realizar inventario: una bombona de pequeño tamaño para cocinar, una batería con la que generar energía, una televisión, una radio y, lo que más sorprende al alcalde, un nutrido catálogo de periódicos. «Se ve que es un hombre culto», dice el alcalde Quero, quien también le considera una persona educada y sensible. Baste saber que Miguel Mérida se preocupó en extremo por la impresión que había causado a una niña momentos antes de su detención. «Díganle que no le voy a hacer nada», dice que dijo.
Poco después, tras asegurar que no quería saber nada de su familia, declaró forzosamente con el titular del juzgado de instrucción número 2 de Alcalá la Real, ante quien prestó declaración por los numerosos hurtos que se le imputan. El juez le ha dejado en libertad provisional. La Guardia Civil encontró los objetos robados en los refugios donde presuntamente ha estado viviendo durante los últimos años. Se trata de un falso techo del cortijo abandonado de Pantalones, ubicado a cinco kilómetros del casco urbano de Luque (Córdoba); unas cuevas junto al puente de hierro de la Vía Verde de la Subbética, entre el límite de Luque y Alcaudete, y una de las oquedades de este puente, en una de las columnas, a la que tenía que acceder mediante una precaria escalera hecha de cuerdas.
La familia de Pedro Miguel Mérida denunció su desaparición el 2 de febrero de 1994, día en el que, como cada mañana, acudió a su trabajo en un cortijo cercano al paraje del Puente de Piedra, lugar donde encontraron después su motocicleta y su documentación, pero donde definitivamente se perdía la pista de este hombre, del que no se halló rastro alguno, aunque se llevó a cabo una importante labor de búsqueda y rastreo, tanto en Luque como en Baena. Incluso su hermano llegó a aparecer en el programa de TVE «Quién sabe dónde» para intentar encontrar a Miguel Mérida… Si hubiera sabido que estaba tan cerca.

Fuente:ABC



  • Ninguna
  • jesusmagana76: Muchas gracias José. Es un honor para mí que una persona de tu talla que ha vivido en sus carnes el lado oscuro de la Iglesia Católica se haya mole
  • José Mantero: Muy lúcido análisis. Saludos.
  • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

Categorías