Espacio de Jesús

Archive for noviembre 2009

Van a hacer ya casi tres meses que llevo funcionando con mi ordenador nuevo (Dell Vostro 220s). De momento va de maravilla y no tengo queja absoluta de él. Mis pensamientos iniciales eran que una vez que hubiera visto que el ordenador marchara bien, instalaría un segundo disco duro y pondría como sistema operativo en este la distribución de Linux más reciente que hubieran sacado de Ubuntu. Pero como digo, esto es lo que tenía previsto antes. He estado usando Windows Vista todo este tiempo y a pesar de todo el concepto negativo que tenía de este sistema, al final me ha acabado gustando. Haciendo algunos reajustes en él (por ejemplo quitando el molesto UAC) e instalándole una buena suite de seguridad, el manejo de Vista se me ha hecho sencillo.

W7_Support_Banner_es

Este mes ha salido como todo el mundo sabe Windows 7. En realidad esta última entrega de Microsoft es lo que debería haber sido y no pudo ser su antecesor. Pensé que había tenido un poco de “mala” suerte, por llamarlo de alguna manera, al comprar un ordenador nuevo y que por poco margen de tiempo no hubiera podido al menos probar este nuevo sistema operativo. Pero me lleve una sorpresa esta semana. Todo empezó al bajarme un programa para ver si mi ordenador era compatible con Windows 7 (Asesor de actualizaciones de Windows 7). Es un pequeño programa que te dice si tu ordenador tiene el hardware y software compatible para instalar Windows 7. Pues bien, lo bajé por curiosidad para ver si mi ordenador lo era. En el informe me salió que todo estaba perfecto, que todo el hardware era compatible y que solo uno de los programas que tenía instalados podría darme algún problema de compatibilidad. Pero lo que me llamó la atención fue una de las advertencias que me venían con un enlace. Era la siguiente:

actualizacionw7dell

Así que me dirigí a la página de Dell y encontré el llamado “Programa de actualización a Windows 7 de Dell”. Los requisitos eran, por un lado haberse comprado un ordenador Dell después del 26 de Junio de 2009, y que este tuviera instalado un sistema operativo que estuviera dentro de los elegibles en la lista que aparecía (Al tener Windows Vista Home Premium me correspondía la actualización a Windows 7 Home Premium).

Me llevé una agradable sorpresa. Tenía derecho a una actualización gratuita a este nuevo sistema y yo sin haberme enterado. Así que lo siguiente que hice fue rellenar un formulario en la web de Dell con mis datos (bueno, mejor dicho, con los de la empresa de mi mujer que fue donde se compro) y con los datos del ordenador. Dentro de unas semanas me envían así un Kit gratuito de actualización a Windows 7. Por lo que he leído son dos dvd, uno de ellos de Dell para preparar la actualización, y otro de Microsoft con la actualización del sistema.

Si alguien tiene un equipo Dell y todavía no se ha enterado de que puede actualizar gratuitamente su PC a Windows 7, pongo aquí el enlace.

Centro de asistencia para Windows 7 de Dell

No, no voy a hacer una terapia de reforzamiento con el blog, ni diarios de guerra, ni nada por el estilo. Tampoco necesito palmaditas en la espalda, ni recompensas de ningún tipo. Hoy es el décimo día consecutivo que llevo sin fumar. Estos días ni me he subido por las paredes, ni he estado malhumorado ni cabreado con todo el mundo, ni le he chillado a nadie y ni me he puesto histérico. He tenido delante una bolsa de tabaco de liar, una caja de más de 100 filtros y una máquina para hacerme todos los cigarros que hubiera querido. He podido hacerlo pero no lo he hecho. Ganas no me han faltado, por supuesto, sobre todo a ciertas horas donde el tabaco para mí ha sido más que una necesidad un puro rito. El rito de fumarse un cigarro después de cualquier comida, el rito de encenderse un pitillo mientras me tomo un café o un refresco de cola…
La dependencia fisiológica ya me la he quitado, solo me queda la psíquica, que es mucho más complicada de hacer desaparecer que la anterior.
He sido fumador, soy fumador, y siempre seré fumador. El que tiene adicción a cualquier tipo de droga lo es para toda la vida. Que deje de fumar no implica ser un ex fumador rehabilitado, para nada. El tabaco siempre estará ahí, al acecho, en todas las partes. La única opción que queda es auto controlarse y saber siempre decir no en todas las ocasiones en las que uno es tentado.
Hace cinco años dejé de fumar. Estuve un año y medio entero sin probar el tabaco. Para mí después de unos meses de haber dejado el hábito, el tabaco no me provocaba ninguna necesidad. Era algo casi olvidado, incluso molesto. No podía soportar a nadie fumando a mí alrededor. Pero un día, en una boda, cogí un cigarro, y a la semana siguiente sin casi darme cuenta…ya me estaba comprando un paquete de cigarros. Volví a caer de la manera más tonta.
Por eso digo que uno es fumador para toda la vida, lo mismo que un alcohólico o cualquier otro adicto a una droga. Llevo diez días sin fumar, pero cuando me levanto por las mañanas digo “hoy no voy a fumar, mañana si eso ya cogeré uno”. Así un día tras otro, un día tras otro, hasta que cuando me levante algún día ni siquiera recuerde lo que es el tabaco.
La verdad es que no entiendo muy bien la necesidad de algunas personas en cuanto a la ayuda o terapias para dejar de fumar. El que quiere dejar de fumar, deja de fumar, y punto. Solo hace falta tener control mental. Por muchos chicles, muchas pastillas, mucha acupuntura o muchas terapias cualquier tipo, si la persona no está convencida de dejar de fumar, jamás dejará de fumar. El que hace dejar una droga es tu mente, no ningún fármaco ni ninguna terapia.
Dejo para lo último otro factor importante: La motivación. Sin motivación en esta vida prácticamente no se consigue nada (que requiera algún esfuerzo, por supuesto). Mi motivación para dejar de fumar ha sido demoledora: La salud. Ni el dinero, ni los malos olores, ni el mal aliento, ni los dientes amarillos, ni la mala presencia,…solo la Salud. Cuando uno fuma no es consciente a corto plazo del peligro que tiene el consumo de tabaco. Además el tabaco puede agravar enfermedades que nosotros desconocemos que tenemos, y que a la larga las empeoran. La salud es una lotería, y el tener buenos hábitos no implica que no te vaya a ocurrir nada, y por el contrario, tener hábitos insaludables y perniciosos no te condena a padecer siempre una enfermedad. Pero esto es como el que va en una carretera a 200 km/h todos los días. Puede que no te ocurra nunca nada, pero tendrá más probabilidades de sufrir un accidente que uno que va a 80. Yo debía haber dejado de fumar hace ya mucho tiempo, pero como dice el refrán, más vale tarde que nunca. He sido fumador, soy fumador, y siempre seré fumador, aunque en la actualidad me encuentro en huelga de tabaco, y espero que sea por mucho tiempo…


    • jesusmagana76: Muchas gracias José. Es un honor para mí que una persona de tu talla que ha vivido en sus carnes el lado oscuro de la Iglesia Católica se haya mole
    • José Mantero: Muy lúcido análisis. Saludos.
    • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

    Categorías