Espacio de Jesús

Archive for abril 2008

El historiador británico Paul Preston desmonta en su última obra, El gran manipulador. La mentira cotidiana de Franco, las “mentiras” difundidas por el régimen franquista sobre el dictador.
Algunas de estas falsedades, según Preston, se han mantenido hasta hoy aprovechando el contexto internacional derivado de la Guerra Fría y el anticomunismo de las potencias occidentales. “Muchas de las creencias populares con respecto a Franco son falsas: no fue el general más joven de Europa desde Napoleón, ni el valiente artífice de la neutralidad española en la II Guerra Mundial, ni el arquitecto del crecimiento económico español de los años 60″, asegura Preston.
El historiador atribuye ese sentir colectivo benévolo hacia Franco a “una combinación de ignorancia, indiferencia y la determinación de no volver a sufrir una dictadura”. “Está instalada en la gente una idea de Franco benévola, hasta el punto de que con al menos 130.000 muertos por la represión, tiene mejor imagen que Pinochet, que asesinó a 3.000 chilenos”, añade.
A pesar de que intelectualmente Franco era una persona de poca cultura y un “mediocre”, fue capaz de detentar el poder, según Preston, “a través del terror impuesto tras la Guerra Civil ; por su capacidad para manipular y torear a sus colaboradores y su habilidad para saber el precio de su silencio; y por la suerte de un contexto internacional en el que británicos y norteamericanos difundían con pleno conocimiento las mentiras del régimen”.
Un ejemplo claro de esta connivencia pasiva son las declaraciones del primer ministro británico Winston Churchill en 1944, en las que daba las gracias a Franco por haber sido neutral durante la II Guerra Mundial, “a pesar de no haberlo sido”.
Preston califica algunas de las mentiras de Franco de “infantiles” y se siente “escandalizado” cuando ve que el ‘Caudillo’ justifica el bloqueo al que Estados Unidos sometió a España en los primeros años de la autarquía en “la envidia de los norteamericanos, que en realidad querían abrazar el sistema falangista español”.

Fuente: 20minutos

Anuncios

¿Me da unas vitaminas? Muchas personas se dirigen a las farmacias en busca de un ‘elixir’ a base de suplementos vitamínicos. Sin embargo, una revisión de 67 estudios afirma que, lejos de mejorar la salud, estas píldoras basadas en antioxidantes como la vitamina A pueden acortar la vida.
Un grupo de investigadores de la Universidad de Copenhague (Dinamarca) analizó las propiedades de los suplementos que millones de personas deciden tomar para afrontar el día a día.
En concreto, se basaron en las vitaminas A, C y E, el beta-caroteno y el selenio. Todas ellas sustancias antioxidantes.
La citada revisión de estudios, que analiza los casos de 230.000 personas sanas, no encontró ninguna evidencia científica que demostrase que estos suplementos pueden alargar la vida.
Y lo que es peor. Tal y como recoge la Biblioteca Cochrane, acostumbrada a hacerse eco de revisiones sobre distintos temas científicos, las píldoras que mucha gente cree inocuas pueden resultar dañinas. Así lo mostraron 47 de los casi 70 trabajos revisados.
Cada antioxidante obtuvo distintos resultados .Al analizar los antioxidantes por separado, la vitamina A se relacionó con un aumento de un 16% del riesgo de morir de manera prematura. Esta cifra se situó en un 7% y un 4%, respectivamente, en el caso del beta-caroteno y la vitamina E.
Los datos no resultaron tan concluyentes para los otros dos suplementos estudiados. “No tenemos evidencia sobre el potencial efecto negativo de la vitamina C sobre la supervivencia. El selenio tendió a reducir la mortalidad, pero sólo cuando se tuvieron en cuenta los ensayos con más probabilidad de contener errores”, apuntan los autores, dirigidos por Goran Bjelakovic.
A raíz de estos resultados, los autores subrayan que esta evidencia no se aplica a los antioxidantes naturales presentes en frutas y verduras, sino todo lo contrario.
Una alimentación adecuada, rica en las comentadas vitaminas, sí puede beneficiar la salud y, por lo tanto, alargar la vida.

Fuente: El mundo

Siempre hemos creído que nuestras emociones dependen directamente de los acontecimientos que se producen a nuestro alrededor, y que nosotros poco o nada podemos hacer para controlar estas (emociones). Por ejemplo, vamos conduciendo con el coche y nos dirigimos hacia una cita de negocios importante a la cual queremos llegar puntualmente. De repente nos encontramos con un atasco enorme debido a que un camión ha volcado en la carretera toda su carga bloqueando casi todos los carriles de esta. La reacción inmediata generalmente sería una sensación de frustración, ansiedad e impotencia, y una de las conductas típicas que seguiría a estas serían tocar el claxon continuamente, gritar, pegarle golpes al volante, etc…Pero, ¿no se nos olvida algo?, es decir, ¿realmente es la situación la que nos ha llevado a tener este estado emocional y a seguir esta conducta? Efectivamente, nos hemos saltado un paso entre ambos, el de la interpretación de la situación, el de los pensamientos, es decir el de las IDEAS. A quién no se le habría pasado por la cabeza o dicho estas cosas en tal situación: Ostias¡¡¡¡, me cago en dios¡¡¡, joder¡¡¡¡, uffff, ahora que voy a hacer si llego tarde a la cita que tengo con esta persona, como no llegue a tiempo y se marche me van a echar del trabajo…Eahhhh, a tomar por culo, se me fastidió todo otra vez¡¡¡….
Por tanto nuestras emociones dependen en gran medida de nuestros pensamientos o ideas, no son la causa directa de los hechos.

SUCESOS–> PENSAMIENTOS E IDEAS–> EMOCIONES–>CONDUCTAS

El psicólogo norteamericano Albert Ellis desarrollo a principios de los años 50 una nueva forma de psicoterapia denominada Terapia racional conductual emotiva. Postuló una serie de ideas irracionales con unas características comunes, que eran el trasfondo en su mayoría de la tristeza, la ansiedad y en definitiva de la depresión de muchas personas. Identificando estas ideas instaladas en nuestra personalidad y cambiándolas por otras más racionales y positivas lograríamos afrontar nuestros problemas de una forma mejor y veríamos la vida desde un punto de vista más racional, cambiando así nuestra personalidad de forma positiva.
En principio Ellis enunció 11 ideas irracionales, aunque más tarde otros psicólogos fueron desarrollando algunas más. Estas ideas se caracterizan por ser absolutistas, tremendistas generalizadoras y fatalistas. Todas giran en torno al dogmatismo de que las cosas “deben” de ser de una manera determinada, si no es así sobreviene la “catástrofe” “lo terrible” y se convierte en una situación “insoportable”. Las ideas irracionales serían las siguientes:

1-Es una necesidad extrema para el ser humano adulto el ser amado y aprobado por prácticamente cada persona significativa de la sociedad.
El exigir ser aprobado por todos es una meta inalcanzable. Si se necesita de forma extrema la aprobación siempre se generará una preocupación por el cuánto le aceptarán a uno. Es imposible que uno sea siempre simpático o agradable cara a los demás. Aunque uno pudiera alcanzar la aprobación de los demás, eso exigirá una enorme cantidad de esfuerzo y energía. El intentar ser aprobado por los demás generaría un servilismo donde se tendría que abandonar las propias necesidades. La incertidumbre de no conseguir la aprobación de los demás generaría un comportamiento inseguro y molesto perdiéndose con ello el interés de los demás. El individuo no debería intentar erradicar todos sus deseos de aprobación, sino las necesidades excesivas de aprobación o amor. El individuo debería buscar más la aprobación por sus hechos, actividades y comportamientos que “por sí mismo”. El no ser considerado por los demás es algo frustrante pero no horroroso o catastrófico. El individuo debería preguntarse: “¿Qué quiero hacer en el curso de mi relativamente corta vida?, más que ¿Qué creo que les gustaría a los demás que hiciera? Para conseguir el amor de los demás, una de las mejores formas es darlo.
2-Para considerarse uno mismo valioso se debe ser muy competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles.
Ningún ser humano puede ser totalmente competente en todos los aspectos o en la mayor parte de ellos.Intentar tener éxito está bien, pero el exigirse que se debe tener éxito es la mejor manera de hacerse sentir incompetente e incapaz.Forzarse más de la cuenta acarrea estrés y enfermedades psicosomáticas.El individuo que lucha por el éxito total está en continua comparación con otros ante los que se siente invariablemente inferior.El ambicionar el éxito conlleva el querer se superior a los demás, con lo que invariablemente se entra en conflicto con los otros.El buscar el éxito distrae al individuo de su auténtico objetivo de ser más feliz en la vida.La preocupación por el éxito acarrea el miedo al fracaso y a cometer errores, con lo que es fácil generar un disgusto por el trabajo y una tendencia al fracaso real en éste.El individuo debe actuar, más que actuar bien. Se debe concentrar más en el disfrutar del proceso más que del resultado.Cuando intenta actuar bien es más para su propia satisfacción, que para agradar o ser mejor que los demás.Debe cuestionarse con frecuencia si está luchando por alcanzar un objetivo en sí, o por un objetivo para su propia satisfacción.En la lucha por alcanzar sus objetivos el individuo debe aceptar sus propios errores y confusiones en vez de horrorizarse por ellos.Se debe aceptar la necesidad de practicar y practicar las cosas antes de conseguir el éxito.Se debe forzar a hacer de vez en cuando aquello en lo que se teme fracasar, aceptando el hecho que los seres humanos no somos perfectos.
3-Cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad.
Las personas somos seres limitados que la mayoría de las veces actuamos de manera automática e inconsciente sin una “maldad consciente”.
El individuo que actúa mal en la mayoría de los casos, es una persona ignorante o perturbada que no es conciente de las consecuencias de sus comportamientos para los demás y para si misma. El castigar o culpabilizar severamente al que comete errores normalmente le conduce a seguir cometiéndolos, por el contrario una actitud más tolerante y racional a la hora de considerar sus errores le favorece más el cambio positivo. El culpabilizarse uno y generar depresión, angustia o ansiedad, como el culpabilizar a los demás generando rabia y hostilidad, no conduce a otra cosa que al conflicto personal o social. No se debe criticar o culpar a los otros por sus fallos, sino comprender que éstos son cometidos por simpleza, ignorancia o perturbación emocional.
Cuando alguien le culpabilice a uno , deberá preguntarse si realmente uno lo hizo mal e intentar mejorar su conducta, pero si no lo ha hecho, comprender que la crítica de los demás es un problema de ellos, por algún tipo de defensa o perturbación. Es positivo comprender por qué la gente actúa como lo hace desde su punto de vista, y si hay una manera calmada de hacerle entender sus errores, practicarla. Si no es posible habrá que decirse “esto es malo, pero no necesariamente catastrófico”. Deberá intentar comprender que tus propios errores como los de los demás son el resultado de la ignorancia o de la perturbación emocional.
4-Es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen.
No hay razón para pensar que las cosas deberían ser diferentes a lo que realmente son, otra cosa es que nos agrade o no. El estar abatidos por las circunstancias no nos ayudará a mejorarlas, y sí es posible que de esta forma las empeoremos. Cuando las cosas no nos salen está bien luchar por cambiarlas, pero cuando esto es imposible, lo más sano es aceptar las cosas como son.
Aunque nos veamos frustrados o privados de algo que deseamos, el sentirnos muy desdichados es sólo consecuencia de considerar erróneamente nuestro deseo como una necesidad fundamental. Se debe discernir si las circunstancias son realmente negativas, o si estamos exagerando sus características frustrantes. El sentido catastrófico se lo damos a veces con nuestras propias expresiones: “Es terrible”, “Dios mío”, “No puede soportarlo”. Hemos de aprender a cambiar estas expresiones por otras más racionales y realistas: “Son negativas pero no catastróficas”, “Estoy convencido de que puedo soportarlo”. Hemos de intentar tomar las situaciones difíciles como un desafío del que hemos de aprender.
5-La desgracia humana se origina por causas externas y la gente tiene poca capacidad o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones.
Los ataques verbales de los demás nos afectarán sólo en la medida en que con nuestras valoraciones e interpretaciones le hagamos caso. La expresión “me duele que mis amigos no me hagan caso” esta mal dicha, ya que lo que me duele es que yo me lo diga dándole una valor de terrible o insoportable. Aunque la mayoría de la gente pueda creer que las emociones negativas no se pueden cambiar y simplemente hay que sufrirlas, la experiencia demuestra que es factible el poderlas cambiar. Un individuo, cuando experimente una emoción dolorosa, debe reconocer que es él el creador de dicha emoción, y que como la origina, también puede erradicarla.
Cuando un individuo observa de forma objetiva sus emociones dolorosas descubre los pensamientos y frases ilógicas que están asociados con esa emoción. Y cuando es capaz de cambiar sus propias verbalizaciones de forma radical, podrá transformar las emociones autodestructivas.
6-Si algo es o puede ser peligroso o temible, se deberá sentir terriblemente inquieto por ello y deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra.
Si se está muy preocupado por un asunto de riesgo, el nerviosismo impide ver realmente la gravedad del asunto. La ansiedad intensa ante la posibilidad de que un peligro ocurra, impide afrontarlo con eficacia cuando realmente ocurre. El preocuparse mucho de que algo suceda no solo no evita que ocurra, sino que a menudo contribuye a su aparición. El inquietarse por una situación peligrosa conlleva el exagerar las posibilidades que ocurra, aunque sea esto muy improbable. Cuando han de venir acontecimientos inevitables como la enfermedad o la muerte de nada sirve el preocuparse anticipadamente por ellos. La mayoría de los hechos temidos y peligrosos (como las enfermedades) son mucho menos catastróficos cuando ocurren de verdad, pero la ansiedad o el miedo de que sobrevengan si constituye algo incluso más doloroso que la propia situación temida.Deberemos comprender que la mayoría de las preocupaciones no las causan los peligros externos, sino la manera que tiene uno de hablarse a sí mismo.
Hemos de darnos cuenta que los miedos no nos ayudan a evitar los peligros, más bien todo lo contrario. Debemos comprender que la mayoría de los miedos tiene en su origen el miedo a lo que los demás piensen de mí. Por tanto hemos de darnos cuenta lo irracional de este argumento.
Deberá de vez en cuando hacer las cosas que más miedo le dan (como hablar en público, defender sus derechos o mostrar sus puntos de vista con superiores) para demostrarse que no son tan terribles esos miedos. No deberá afectarse de que miedos que parecían ya superados vuelvan a aparecer de nuevo, deberá trabajar para erradicarlos afrontándolos hasta que ya no le afecten.
7-Es más fácil evitar que afrontar ciertas responsabilidades y dificultades en la vida.
Aunque a veces resulta cómodo abandonar determinadas actividades por considerarlas desagradables, esto trae grandes consecuencias negativas, por ejemplo el dejar de estudiar, de trabajar o de realizar cualquier actividad que requiere esfuerzo físico o psíquico. El proceso de tomar la decisión de no hacer algo que se considera difícil pero provechoso, habitualmente es largo y tortuoso y suele conllevar más sufrimiento que el hacer la actividad desagradable.
La confianza en uno mismo sólo proviene de hacer actividades y no evitarlas. Si se evitan, la existencia se hará más fácil pero a la vez aumentará el grado de inseguridad y desconfianza personal. Aunque mucha gente supone que una vida fácil, evasiva y sin responsabilidades es algo apetecible, al experiencia demuestra que la felicidad del ser humano es mayor cuando está comprometido en un objetivo difícil y a largo plazo. Un individuo racional deberá esforzarse en realizar las cosas desagradables que sea necesario hacer y terminarlas lo más pronto posible.
No debemos suponer que detrás de cada evasión de nuestros problemas existe una actitud indolente “por naturaleza”, sino suponer que ésta es el resultado de creencias irracionales que debemos descubrir y cambiar. No deberá imponerse una autodisciplina rígida ni exagerada pero sí planificar las actividades y objetivos de un modo razonable, estableciendo metas a corto, medio y lago plazo. Un individuo racional acepta la vida con lo que ésta conlleva de dificultades, el descansar o evitar los problemas sólo sirve para agradarlos.
8-Se debe depender de los demás y se necesita a alguien más fuerte en quien confiar.
Aunque en normal el tener un cierto grado de dependencia de los demás, no hemos de llegar al punto de que los demás elijan o piensen por nosotros. Cuanto más se depende de los demás, menos se elige por uno mismo y más se actúa por los demás con lo que se pierde la posibilidad de ser uno mismo. Cuanto más se dejan las decisiones en los demás, menos oportunidad tiene uno de aprender. Por lo que actuando así se genera más dependencia, inseguridad y pérdida de autoestima. Cuando se depende de los demás se queda uno a merced de ellos, y esto implica que la vida toma un cariz incontrolable ya que los demás pueden desaparecer o morir.
Aceptar el hecho de que uno está solo en el mundo, y que no es tan terrible apoyarse en uno mismo y tomar decisiones. Comprender que no es terrible el fracaso en la consecución de los objetivos, y que los fracasos no tienen que ver con la valía como ser humano. Es preferible arriesgarse y cometer errores por elección propia que vender el alma por una ayuda innecesaria de los demás. No debe, de forma rebelde o defensiva, rechazar cualquier ayuda de los demás, para probar lo “fuerte” que es. Es positivo aceptar la ayuda de los demás cuando es necesaria.
9-La historia pasada de uno es un determinante decisivo de la conducta actual, y que algo que le ocurrió alguna vez y le conmocionó debe seguir afectándole indefinidamente.
Aunque una persona haya tenido que sufrir los excesos y condicionamientos de otros, por ejemplo ser excesivamente complaciente con los padres, eso no quiere decir, que por ejemplo 20 años después haya que seguir siéndolo. Cuanto mas influenciado se está por el pasado , más se utilizan soluciones a los problemas que fueron utilizadas entonces pero que hoy pueden ser ineficaces y por tanto se pierde la oportunidad de encontrar otras actuales y más útiles.
El pasado se puede utilizar de excusa para evitar enfrentarse a los cambios en el presente y de esa manera no realizar el esfuerzo personal requerido. Se exagera la importancia del pasado cuando en vez de decir “por mi pasado me resulta difícil cambiar”, se dice “por mi pasado me resulta imposible cambiar”. Un individuo racional acepta el hecho de que el pasado es importante y sabe de la influencia de éste en el presente, pero sabe a la vez que su presente es el pasado del mañana y que esforzándose en transformarlo, puede conseguir que su mañana sea diferente, y presumiblemente más satisfactorio. En lugar de realizar los mismos comportamientos del pasado de forma automática, deberá parar y desafiar esos comportamientos tanto verbal como activamente. En vez de rebelarse con rencor contra todas y la mayoría de las influencias pasadas, debe valorar, cuestionar, desafiar y rebelarse sólo con aquellas ideas adquiridas que son claramente perjudiciales.
10-Uno deberá sentirse muy preocupado por los problemas y las perturbaciones de los demás.
Los problemas de los demás con frecuencia nada o poco tienen que ver con nosotros y no hay ninguna razón por la que debamos estar preocupados por ellos. Aunque los demás realicen comportamientos que nos perturban, nuestro enojo no proviene de su conducta sino de lo que nos decimos a nosotros mismos. Por mucho que nos disgustemos por la conducta de los demás, esto probablemente no la cambiará, hemos de aceptar que no tenemos el poder de cambiar a los demás. Y si acaso lo conseguimos, hemos pagado un alto precio con nuestra perturbación, y hemos de buscar otras formas menos destructivas de intentar, sin alterarnos, que los demás corrijan sus errores. El involucrarnos en los problemas de otros a menudo se usa como una excusa sutil para no afrontar nuestros propios problemas. Debemos preguntarnos si realmente merece la pena preocuparse por los comportamientos de los demás, y debemos interesarnos sólo cuando nos preocupen lo suficiente, cuando pensemos que podemos ayudar a cambiar o que nuestra ayuda puede ser útil realmente. Cuando aquellos que nos preocupan estén actuando erróneamente, no debemos preocuparnos por sus comportamientos y sí hacerles ver de forma tranquila y objetiva sus errores. Si no podemos eliminar la conducta autodestructiva de otros, debemos al menos no estar enojados con nosotros mismos por no conseguirlo y renunciar a la ideas de mejorar esa situación.
11-Invariablemente existe una solución precisa, correcta y perfecta para los problemas humanos, y que si esta solución perfecta no se encuentra sobreviene la catástrofe.
No existe ni seguridad, ni perfección ni verdad absoluta en el mundo. La búsqueda de seguridad sólo genera ansiedad y expectativas falsas. Los desastres que la gente imagina que le sobrevendrán si es que no consiguen una solución correcta a sus problemas, no tienen una existencia objetiva sino que son desastres creados en su mente, que en la medida en que se los crean le ocurrirá algo catastrófico (como un intenso estado de pánico o desesperanza). El perfeccionismo induce a resolver los problemas de forma mucho menos “perfecta” que si no se fuera perfeccionista. Un individuo racional no comete la estupidez de decirse que se debe conocer la realidad totalmente, o tiene que controlarla, o deben existir soluciones perfectas a todos los problemas. Cuando se enfrenta a un problema, un individuo racional pensará en varias soluciones posibles a elegir, y elegirá la más factible y no la “perfecta”, sabiendo que todo tiene sus ventajas e inconvenientes. Deberá buscar entre las opciones extremas (blanco o negro) los puntos intermedios y moderados (grises). Debe saber que errar es de humanos, pero que sus actos no tienen nada que ver con su valor como ser humano. Sabiendo que sólo aprendemos de realizar intentos y equivocaciones, deberá experimentar una y otra vez hasta dar solución a sus problemas.

Uno puede analizar detenidamente estas ideas y hacerse autocrítica. ¿Cuántas ideas irracionales creéis que forman parte de vuestra forma de pensar? Cuando uno se encuentra en un estado emocional negativo, si realmente piensa que es lo que le lleva a tal estado, la mayoría de las veces nos encontramos que es debido a la creencia de una o varias de estas ideas irracionales. Identificar nuestras ideas irracionales y cambiarlas por otras más racionales y objetivas no es que sea la panacea de la felicidad, pero si que ayuda a mitigar ese estado irreal de desgracia y desolación al cuál creemos muchas veces que llegamos. No es lo mismo estar triste que estar depresivo, estar molesto o enfadado que estar iracundo, estar irritado que estar ansioso, sentirse frustrado que sentirse impotente. Las primeras generan conductas positivas de enfrentamiento y solución de las cosas, mientras las segundas provocan conductas negativas autodestructivas que no solucionan nada.
Aparte de las ideas irracionales, existen también las denominadas Distorsiones Cognitivas. Entre estas están: Sobregeneralizaciones y etiquetaciones negativas, sacar siempre conclusiones negativas de las cosas, adivinar el futuro, fijarse en lo negativo de las personas y las cosas, descalificar lo positivo, magnificar o minimizar las cosas, razonamiento emocional (si algo me pone contento, es que tiene que ser asi para todo el mundo), personalizarse (creerse la causa de todas las cosas que pasan a su alrededor).
Concluyendo, muchas de las terapias que hoy día realizan los psicólogos en sus consultas están basadas en el modelo terapéutico de Ellis para cambiar la personalidad. Pero también existen otras corrientes y modelos más antiguos como el freudiano, es decir, el Psicoanálisis, que tiene un enfoque terapéutico totalmente distinto.



  • jesusmagana76: Muchas gracias José. Es un honor para mí que una persona de tu talla que ha vivido en sus carnes el lado oscuro de la Iglesia Católica se haya mole
  • José Mantero: Muy lúcido análisis. Saludos.
  • Mr WordPress: Hi, this is a comment.To delete a comment, just log in, and view the posts' comments, there you will have the option to edit or delete them.

Categorías